¿Qué son las metodologías ágiles?

metodologías ágiles - metodología agil kanban
5/5 - (4 votos)

¿Qué son las metodologías ágiles?

La transformación digital es un proceso más grande y complejo de lo que la gente piensa. El objetivo final de estos cambios consiste en la mejora del rendimiento de la empresa. Para ello es necesario adaptarse a los tiempos de hoy en día. Las metodologías ágiles no solo facilitan el trabajo interno de la empresa, sino que también reducirán los costes económicos y temporales, además de  mejorar la productividad. Además, como ya he comentado en otro artículo, la transformación digital debe formar parte de la cultura de la empresa.

Introducción a las metodologías ágiles

Cuando nos referimos a metodologías ágiles nos estamos refiriendo a aquellas estrategias que permitan adaptar las formas de ejecutar un trabajo a las condiciones de un proyecto específico. De esta manera se conseguirá una mayor flexibilidad dentro del proyecto y las respuestas entre las partes implicadas serán más rápidas.

Son muchas las empresas que han apostado por esta iniciativa, consiguiendo aumentar la productividad de los procesos y reducir los costes. A continuación, explico el motivo por el qué tu empresa debe sumarse al carro de estas estrategias.

Ventajas de las metodologías ágiles

Una buena aplicación de las metodologías ágiles provocará una serie de interesantes beneficios, no solo para la empresa, sino para todo su entorno.

  • Satisfacción del cliente: uno de los puntos más interesantes de esta estrategia es que el cliente es consciente en todo momento de la etapa en la que se encuentra su proyecto. La comunicación con el cliente es fundamental, y deberá estar informado de todos los cambios que haya en su proyecto. De esta manera también podrá aportar su experiencia y conocimiento. Un cliente satisfecho es la mejor noticia para una empresa.
  • Motivación del personal: son muchas las personas que estaban cansadas de la distribución clásica del trabajo. Hacer solo una tarea siempre desde la oficina y tener que esperar a que alguien responda si ya ha sido realizada la tarea que le desbloquea. Con este tipo de metodologías se permite a todos los miembros del equipo conocer el estado del proyecto en todo momento. De esta manera se podrá avanzar de manera uniforme sin malgastar el tiempo.
  • Ahorro de tiempo: este punto está relacionado con el anterior. Al haber una mejor comunicación y un conocimiento más amplio de todas las tareas y tiempos del equipo, no hay pérdidas de tiempo.
  • Reducción de costes: este tipo de estrategias permite respetar el presupuesto especificado al inicio del proyecto. Sin gastos extras por duplicidades.
  • Optimización del producto o servicio: la parte fundamental de las metodologías ágiles consiste en las entregas parciales del proyecto. De esta manera se puede eliminar las características innecesarias que ralenticen el proceso, mejorando la velocidad y eficiencia de este. Además, será posible detectar errores antes de la entrega a cliente.

¿Cuáles son las metodologías ágiles más utilizadas?

Cuando hablamos de este tipo de metodologías son dos las que suenan con más peso, Kanban y Scrum. A continuación, detallaremos con profundidad ambas.

Metodología ágil Kanban

La palabra Kanban procede del japonés, y significa “tarjetas visuales”, y eso es justo lo que es la metodología ágil Kanban. La gran ventaja de la metodología Kanban es su facilidad de implementación, de actualización y de aprender. Se trata de una técnica muy visual, lo que permite ver de golpe el estado de los proyectos.

La metodología Kanban se basa en varios principios que la diferencian del resto de las metodologías:

  • Calidad garantizada: no existe el margen de error. Con Kanban no premias la velocidad, sino la calidad final de las tareas ejecutadas. Se basa en la teoría de que cuesta mucho más corregir un error que hacerlo bien a la primera.
  • Desperdicio mínimo: hacer lo justo y necesario, pero bien. Es decir, todo aquello que no sea realmente interesante para el proyecto se deja a un lado. No hay tiempo para lo superficial y lo secundario.
  • Mejora continuada: no se trata solo de un método de gestión, sino que también conlleva una mejora constante en el desarrollo de los proyectos.
  • Flexibilidad: una vez que se han realizado las tareas relevantes para el proyecto, se priorizaran las tareas secundarias en función de las necesidades del momento.

En la siguiente imagen se puede observar un ejemplo de puesta en marcha de esta metodología. Donde se hace una separación entre las tareas pendientes, realizadas y las que se están ejecutando. Una forma estupenda de observar en todo momento como transcurre el proyecto. Una herramienta de gran utilidad para el desarrollo de esta metodología es Trello.

metodologia agil kanban

Metodología ágil Scrum

La metodología Scrum es más compleja que la mencionada anteriormente. Esta técnica permite abordar proyectos complejos en entornos dinámicos. Se basa en entregas de manera regular del producto final. Se trata de una gestión ideal para proyectos complejos que exigen rapidez, ofreciendo siempre agilidad y valor en su proceso.

Lo más importante de la metodología ágil Scrum es el equipo de trabajo. Tiene que estar formado por unos perfiles específicos, existiendo 4 niveles:

  • Product owner: en este caso es el cliente. Es el encargado de definir los objetivos del proyecto y de garantizar que el equipo trabaje de modo adecuado.
  • Scrum master: la persona encargada de asegurar que el equipo no tenga dificultades en sus tareas. Guía al equipo para garantizar el cumplimiento de objetivos.
  • Scrum team: es el equipo encargado de desarrollar y entregar el producto, fundamentales. Estamos hablando de una estructura autoorganizada capaz de gestionar el trabajo sin una supervisión constante.
  • Stakeholder: en este grupo se incluyen todas las personas y partes interesadas en el producto. Son las partes que no forman parte del Scrum team, pero que están interesados en el desarrollo del mismo.

El proceso comienza con la elaboración del producto Backlog. Donde se recogen todas las tareas, requerimientos y funcionalidades del proyecto. El siguiente paso consiste en la definición del Sprint Backlog. Se especifican las tareas y quien las va a desempeñar, asignando las horas y el coste a cada una de ellas. Durante el periodo de Sprint se realizan todas las acciones pactadas y se llevan a cabo las entregas parciales. En la imagen mostrada a continuación se puede observar todo lo indicado sobre esta estrategia.metodologia agil scrum

¿Por qué utilizar las metodologías ágiles?

Como has podido comprobar con este artículo, este tipo de metodologías aportan valor al proyecto, mejorando la satisfacción de clientes y empleados y reduciendo los tiempos y costes de cada proyecto. Sí quieres dar un paso en tu negocio, la implementación de las metodologías ágiles es un proceso obligatorio. En este artículo solo hemos hablado de las dos más importantes, pero hay muchas más.

¡Nos vemos en el próximo artículo!

José Alvargonzález Fernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Call Now Button